Catalinense participo de la limpieza de la Iglesia del Cordon

|


La Iglesia del Cordón realizó hoy sabado una jornada de limpieza, luego del atentado sufrido en el Día de la Mujer. "Hombres y mujeres vinimos a limpiar las manchas del prejuicio, la violencia y la discriminación", señaló una de las participantes. Dentro del grupo estaba el Catalinense Miqueas Castroman Bentancor que ha participado de varias actividades desde que se formo en la comunidad de la Capilla Santa Rosa de Lima de Santa Catalina  y Parroquia de Cardona.  EL TRABAJO EN EL CORDON   El ambiente era de trabajo. Muchos no sacaban sus ojos de las manchas rojas impregnadas en la piedra irregular del piso y de la fachada. Con esponjas y cepillos refregaban una, dos, tres veces con toner y removedor de pintura: las manchas se volvían menos intensas, pero permanecían pese al esfuerzo.

Los jóvenes le daban otra impronta a la jornada, más alegre. Algunos pararon para sacarse selfies, consiguieron un guitarra y cantaban mientras refregaban. Hablaban entre ellos y se reían, bastante. En contraposición a ellos, algunos adultos permanecían en silencio, abocados a su tarea.  

El párroco de la Iglesia del Cordón, Washington Hernández, dijo a ECOS que la jornada de este sábado fue “una experiencia muy linda donde lo que motiva es la fe”. Pero reflexionó sobre la jornada de limpieza pero también habló de las feministas, las marchas y el papel de la mujer en la iglesia.

"Es una lástima que hayan querido estropear la fachada de esta iglesia tan linda que nos identifica a todos los montevideanos”, dijo el sacerdote sobre lo que ocurrió el 8 de marzo. Además, sostuvo que se generó un clima que “no favorece al diálogo ni la tolerancia” y, agregó que “es triste que un grupo tan pequeño de personas pueda hacer tanto daño. Fuente Ecos y Montevideo Portal.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.