Casi 10 000 familias reciben asignaciones, pero no envían a los menores a estudiar

|

Números obtenidos por el Banco de Previsión Social (BPS) señalan que 9.732 familias de todo el país acceden a asignaciones familiares, pero no envían a sus niños y adolescentes a estudiar.

Los datos surgen de un estudio que el BPS hace en dos etapas, la primera a mediados de año y la segunda en noviembre. En la primera "controlamos que los menores hayan sido inscritos en algún centro de enseñanza", y en la segunda si efectivamente concurrieron, explicó Rosario Oiz, directora del BPS, en declaraciones al noticiero Informe Nacional, de Radio Uruguay.

A partir del 1º de julio, existe un plazo de un mes para que los padres o responsables de esos menores corroboren su situación, a través de la web del BPS o por el teléfono 1997.

Oiz detalló que cerca del 50% de las deserciones son de adolescentes de entre 15 y 17 años, el 25% de adolescentes de menos edad, y el otro 25 de niños en edad escolar.

La funcionaria enfatizó que "la asignación familiar no se pierde, pero se puede suspender", y que la idea no es punir a las familias sino lograr que los menores se reintegren al sistema educativo, algo que en ocasiones se consigue.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.