Desde Palmitas For Export: Thomás Chacón jugara en la MLS de Estados Unidos

|

Thomás Chacón jugará en el Minnesota United de la MLS. Vivirá en Saint Paul, la capital del estado de Minnesota, que tiene 285.000 habitantes. Algunos más que los 2.400 de su Palmitas natal. Pero no hay como el pueblo para el juvenil de 18 años. Por eso, aprovecha para pasar sus últimos días en Uruguay, en Palmitas, disfrutando de padres, familia y amigos.

“El pueblo está divino, hermoso, como siempre”, dijo Thomás. “Estando en Montevideo extraño, ahora cuando me vaya va a ser peor. Disfruto mucho de estar en el pueblo. Te cruzás con cualquiera y te saluda. Te conocen todos y es una vibra muy linda”, contó sobre el pueblo ubicado a 220 kilómetros de Montevideo.

“Por suerte ya tengo libreta y auto. Entonces vengo más rápido y más cómodo”, dijo el hijo de Adalberto, que trabaja de camionero, y Nancy. En la casa paterna siguen viviendo dos de sus hermanos: Candela, de 17 años, y Lorenzo, de seis. El mayor Matías, ya hizo su propio camino.

El volante no conoce Estados Unidos y ha entrado a internet para ver la ciudad, el club y el estadio. “Es la zona de los lagos, todo muy lindo. Estoy esperando con ansias la hora de viajar. Ya tengo ganas de estar ahí, de ver y conocer otras realidades, otro mundo y disfrutar”.

La polémica negociación está hecha, sólo falta que le den la visa en la embajada norteamericana y que lleguen un médico, que vendrá a hacerle la revisación, y un agente de la MLS, quien lo acompañará en el viaje.

Mientras que eso no suceda, y no lleguen los pasajes, no se moverá de Palmitas.

Cursó hasta tercero de liceo y dice que su inglés es muy básico. Se lamentó que en Palmitas no haya una profesora de inglés. “Igual no sé si me quedará mucho yendo unos pocos días. Creo que estando allá y escuchando me va a resultar más fácil que yendo ahora a profesora”.

No conoce a ninguno de los uruguayos que hoy juegan en la MLS. Ni siquiera a Diego Rossi, quien seguramente cuando él estaba en la Sub 15 estaba en la Sub 17 o la Sub 20. “Al único que conozco es a Brian (Rodríguez) si se hace su pase y va para allá. No lo quise llamar ni escribirle porque no sabía si se había cerrado. Y no quise preguntarle. Pero en cuanto me entere que va a viajar, le escribo enseguida”. De todos modos, los dos excompañeros de la Sub 20 no estarán muy cerca dado que entre Los Ángeles y Minnesota hay más de 3.000 kilómetros de distancia. Viajará solo y luego irá su hermano mayor Matías, de 28 años, para acompañarlo “El principio es lo más difícil. Como fue cuando me vine a Danubio”.

Thomás Chacón entrenando con la selección sub 20 de Gustavo Ferreyra.

AGUANTANDO. Es que Thomás llegó a Montevideo cuando tenía solamente 13 años. Vivía en Euskalerría, en un apartamento que su representante, Álvaro Recoba, dispuso para él y otros jóvenes danubianos. “Vivíamos con Jorge Graví, Marcelo Saracchi, Thiago Ramírez, Santiago Ramírez y Maximiliano Rodríguez. El único que sigue en el club es Maximiliano”.

A pesar de que vivían con una señora que los atendía y les preparaba la comida, el primer año fue muy duro para el entonces niño. “Fue el más complicado de todos los años. Extrañaba mucho y me quería volver a Palmitas. Fue muy difícil. Entonces hablaba con mis padres. Ellos siempre me bancaron y me decían que me tenía que quedar. Que aguantara, que siguiera porque era lo que yo quería hacer. Me decían que ellos siempre iban a estar, pero que tenía que aguantar solo. Hoy lo entiendo, pero a esa edad no lo entendía y eran más las ganas que tenía de irme que de seguir aguantando. Después me acostumbré, pero siempre seguís extrañando a la familia”.

Antes de venirse a la capital jugaba en Libertad Palmitas. Ahí hizo el baby fútbol y llegó a jugar en la Sub 15 aunque tenía solo 13.

Debutó en la Primera División de los de la Curva de Maroñas de la mano de Roberto Roo. Fue en un partido frente a El Tanque. “Tenía 17 años y estaba muy nervioso. Salí de titular, jugué los primeros 45 minutos y salí. Los nervios se me fueron yendo de a poco, pero no del todo”. Además de Roo, quien lo hizo debutar, destaca a Raúl Salazar, su técnico de la Sub 16 danubiana. “Fue con el que me sentí más cómodo jugando”, explicó.

“Creo que lo que mejor hago es pasar la pelota, habilitar a los compañeros, filtrar pases, la velocidad y el enganche, el regate”, se definió.

POLIFUNCIONAL. Tanto en Libertad Palmitas, como en Danubio y en las selecciones juveniles, pasó por varios puestos. Jugó como carrilero, de cinco, de enganche y ahora de punta por izquierda. “He ido variando. Lo que más me gusta es jugar de puntero por izquierda donde me puso Marcelo Méndez”.

Tiene claro que ser polifuncional, puede ser bueno en su nuevo club. “En cualquier lado poder jugar en varios puestos te ayuda un montón. Si podés dar una mano en varios lugares, te tienen más en cuenta”.

Firmará contrato por cinco años con el Minnesota United. Sabe que la MLS es actualmente un trampolín para el fútbol europeo. “Hoy lo único que quiero es llegar, conocer y poder adaptarme. Poder jugar y que me vaya bien. Luego que venga lo que tenga que venir”, dijo. Pero no niega que el fútbol español es el que más le gusta.

“Estoy en el pueblo disfrutando de los amigos, del padre, de la madre, del hermano chico. Se puede salir a pesar, pero prefiero pasar con mis amigos y mi familia”, finalizó el admirador de Neymar y de Giorgian De Arrascaeta. Extraido de Ovacion

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.