Multitudinaria despedida a Eduardo Bleier en el Paraninfo de la Udelar

|

Ayer lunes, cientos de personas acudieron al Paraninfo de la Universidad de la República para despedir a Eduardo Bleier, detenido y desaparecido por el terrorismo de Estado y cuyos restos fueron encontrados el pasado 27 de agosto en el Batallón 13.

Con la presencia, en el inicio, del presidente Tabaré Vázquez, quien al llegar fue ovacionado por los asistentes, se hizo el velatorio público del militante comunista detenido en octubre de 1975 en el marco de la operación Morgan.

Bleier, responsable de finanzas y de la conducción de la Departamental de Montevideo del Partido Comunista, falleció en 1976, en el centro de detención clandestino “300 Carlos” —también conocido como “Infierno grande”— a causa de torturas, según señalan varios testimonios y confirman las pericias forenses realizadas sobre sus restos.

El presidente Vázquez participó de un sencillo homenaje a cargo de Felipe Michelini, quien fuera coordinador del grupo Verdad y Justicia y luego se retiró sin hacer declaraciones.

En su discurso, Michelini recordó la figura de Bleier e hizo un repaso de lo que significó la última dictadura uruguaya. “Avasalló las instituciones democráticas, sometió a un férreo control social y represivo a nuestro pueblo, consolidó la tortura sistemática, la violación y el abuso sexual de los detenidos, la prisión prolongada, las ejecuciones extrajudiciales y la desaparición forzada dentro y fuera de fronteras”, dijo.

“Sus víctimas fueron y son personas indefensas. La acción represiva fue una obra diseñada, ordenada y ejecutada desde las máximas autoridades del régimen incluidos, obviamente, los mandos militares. A los crímenes les siguió tanto la ineficacia como la anulación de los mecanismos de protección y la negación sistemática de los hechos. Desde el mismo momento que ocurrieron fueron denunciados. Recuperada la democracia, más allá de todos los esfuerzos, el país fue sumido en la impunidad a través de la sanción, aplicación e interpretación de la ley de caducidad”.

“Bleier tenía alta responsabilidad dentro de su partido”, señaló a continuación Michelini. “Seguro tenía cierta idea de los riesgos que enfrentaba, a pesar de lo cual continuó defendiendo sus convicciones. Probablemente no pudo imaginarse la saña de torturas a las que fue sometido por su tarea vinculada a la militancia y a su condición de judío. Por otra parte, no pudo suponer jamás que el castigo a su compromiso se iba a trasladar a su esposa, a sus hijos y nietos por 44 años, al ser objeto de la desaparición forzada”.

En su discurso Michellini subrayó las artimañas desplegadas por los militares para eludir responsabilidades en la violación sistemática de los derechos humanos. “Fueron muy valientes en momento de torturar víctimas indefensas, por el contrario a la hora de enfrentar sus responsabilidades mostraron una cobardía sin límites”, dijo y señaló “un pacto mafioso de negación o deformación de los hechos, ocultamiento de la información y la construcción de mentiras sistemáticas en el abuso burdo de todas las garantías del proceso para eludir sus responsabilidades de tan monstruosos hechos”. Fuente Radio Uruguay

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.