Marchas y contramarchas en la construcción de la Participación Colectiva

|

Con mucha sorpresa quienes suscriben recibimos de parte de los Concejales del Partido Nacional en la pasada sesión del Municipio, que justamente era realizada en un barrio, la moción de que el Concejo Municipal de Cardona no saliera a sesionar a los barrios por la “magra concurrencia” de los vecinos a la mismas; y con gran tristeza observamos cuando dicha moción se convertía en una resolución con el voto del Alcalde. Hablar de “magros” resultados porque fueron pocos vecinos a algunos de esos encuentros, es hacer primar la cantidad a la calidad, y quizás, no darles la importancia y el respeto que como vecinos se merecen: En la reunión del Barrio Centro es cierto que se encontraban presentes solo dos ciudadanos que acudieron al llamado porque querían escuchar de primera mano lo presupuestado para la comunidad. Pero además, expusieron sus ideas de hacer un plan para concientizar a la gente en el arreglo de las veredas y buscar caminos de cooperar entre los vecinos y el Municipio para llevar esa estrategia a cabo. Se propuso (para luego analizar si es viable o no) cerrar los fines de semana parte del Bulevar para que los peatones aprovechen mejor los espacios y se le sugirió al Concejo la necesidad de promover capacitaciones para EMPRENDEDORES a través de la Corporación Nacional para el Desarrollo. En la sesión que nuclea a los Barrios cercanos a la sede de Sta. Emilia, donde había más de una decena de vecinos se habló del sistema de recolección de basuras del barrio KC13, de la futura pavimentación de la calle del mismo y se recibieron sugerencias sobre los depósitos de residuos. Se volvió a manifestar el compromiso de ayudar a acondicionar el espacio público que lo pretenden embellecer, respetando a su vez, el tiempo de espera que pidió otro vecino del barrio que presentará otra propuesta. Cuando mantuvimos la reunión con los vecinos de los barrios Nacional, SIAV y de los complejos de viviendas que se construyen en esa zona y que en la que también habían más de diez personas, se conversó sobre la posibilidad de flechar la calle que rodea la cancha por la peligrosidad en el tránsito que se observa y que les preocupa, de la cortada de pasto, de las veredas, de la calle de entrada al nuevo barrio de la Cooperativa 30 de Enero y la Mesa de Participación Ciudadana, creada a instancias del Municipio, presentó una solicitud acompañada por 44 firmas para que dos calles del barrio lleven el nombre de dos vecinas pioneras del lugar. En la sesión en los barrios de La Lata y MEVIR I y II donde concurrieron más de veinte personas, se le pidió al Concejo que fuera articulador para acelerar los trámites del nuevo local de la Policlínica, desde la Escuela N° 54 se solicitó colaboración para la reparación de las veredas perimetrales, los vecinos de MEVIR reconocieron las mejoras en la limpieza, solicitaron para MEVIR II camión de riego por la tierra que se levanta al no estar las calles aún pavimentadas. Los integrantes de la Mesa de Participación Ciudadana informaron el minucioso trabajo que realizaron para tener un censo actualizado que les permitió reactivar los trámites del saneamiento para el barrio La Lata y propusieron instrumentar instancias de educación vial en todos los centros educativos para realizar un correcto uso del Ómnibus Urbano. ¿A esto lo podemos catalogar como “magros” resultados? ¿Qué tiempo extra les insumió a los integrantes del Concejo realizar estas reuniones? ¡Ninguno! Porque los mismos se hicieron los mismos días y horarios que sesiona el Concejo en el local del Municipio. Los Concejales del Partido Nacional alegan en su moción que “se ha demostrado no tener una respuesta directa de la población”. Con todos los insumos que recogimos en cada una de estas reuniones, ¿podemos atrevernos a afirmar que la gente no respondió? También argumentan que los voceros de las Mesas no fueron a las sesiones del Municipio, y es cierto. Pero también es cierto que desde el principio nosotros dijimos que educar en la PARTICIPACIÓN era un proceso complejo con marchas y contramarchas, que todos debíamos aprender sobre el tema, y nadie del Concejo nos contradijo; por eso es bueno y sano ser AUTOCRÍTICOS: es real que los voceros no fueron, pero ¿cuándo nosotros como Concejo los llamamos? ¡NUNCA! Cuando la Mesa de Participación Ciudadana de La Lata y MEVIR I y II nos presentó un interesante proyecto sobre Gestión Integral de los Residuos y nos pidió buscar la manera de que el Director de Higiene viniera a analizar con ellos la viabilidad del proyecto ¿cuántas veces insistimos como Concejo para que ese encuentro se concretara?.....Ahí nos equivocamos nosotros, porque generamos instancias de participación y no las supimos sostener. Y hay que tener honestidad intelectual para reconocer los errores y corregirlos, antes de tomar decisiones sin evaluar las acciones encaradas y apresurarnos a decir que “no tenemos respuesta directa de la población”. En el cruce de opiniones que mantuvimos en la pasada sesión los otros Concejales nos argumentaban que dejar de concurrir a los barrios no quiere decir que el Alcalde y los Concejales no sigamos teniendo contacto con los vecinos, y es cierto, porque la gente está entendiendo que el Municipio es un órgano colegiado de cinco miembros y no la anterior Junta Local, por lo tanto a los cinco nos hacer llegar sugerencias de calles, de focos de iluminación o de cunetas sucias, etc. Pero eso no es lo mismo que sentarse a hablar con un colectivo de vecinos (no importa si son dos o veinte) para elaborar proyectos viables y duraderos e intentar llevarlos a la práctica, y si no salen, volver a intentar. ¿Cuál es la resistencia que les genera a los integrantes del Concejo pertenecientes al Partido Nacional salir a sesionar a un barrio, que a lo sumo tendrá 10 cuadras de distancia del Municipio, en el mismo día y horario de la sesión ordinaria? ¿Por qué no quieren ese tipo de contacto institucional con la gente? Aunque es justo reconocer que al rato de que esta sorpresiva moción se convirtiera para nosotros en una triste resolución, que nos hace retroceder muchísimo como Municipio en lo que a participación se refiere, uno de los Concejales que paradójicamente había presentado la propuesta pidió tiempo para reconsiderarla…queda esa “sensación amarga” de que no quieren reunirse en los barrios con los vecinos. Ojalá la reconsidere y presente una nueva, porque cualquier ser humano se puede equivocar y porque los vecinos no se merecen esto. Muchas personas que lean este texto podrán suponer: “los Concejales del Frente Amplio buscan con este tema, votos para el 2020” y están en libertad de hacerlo, porque siempre hemos respetado la opinión distinta, pero hemos defendido con tenacidad las ideas de las que estamos convencidos, procurando ser coherentes entre nuestro pensar y nuestro accionar; tratando de no olvidarnos del sentido de la AUTOCRÍTICA y reconociendo errores, cuando se los tiene. Y como estamos convencidos que en estos tiempos la DEMOCRACIA REPRESENTATIVA donde el ciudadano vota representantes y en la siguiente elección los evalúan y decide si les siguen dando el voto o no; progresivamente le va dando lugar a la DEMOCRACIA PARTICIPATIVA donde el elector, en nuestro caso particular el vecino, además de elegir sus representantes acompaña participando en la gestión, con ideas, con consultas, con controles y con propuestas (en las que muchas veces ni recursos económicos se necesita, sino la capacidad de escuchar y articular redes con otros actores); nosotros seguiremos defendiendo fervientemente la reunión de colectivos de vecinos y acompañándolos las veces que así lo requieran. Es por eso que cuando fuimos a jornadas de capacitación y conocimos las experiencias exitosas de otros Municipios en lo que tiene que ver con Proyectos PARTICIPATIVOS donde se tienden redes con diferentes órganos de gobierno, emprendimientos privados y vecinos, no tuvimos ningún inconveniente en venir a informarles a los demás miembros del Concejo y ante los vecinos los logros obtenidos en el Municipio de Vergara del departamento de Treinta y Tres y en el Municipio de Tarariras del vecino departamento de Colonia; ambas realidades gobernadas por el Partido Nacional. Porque nos importaron los resultados que ellos obtuvieron y pensamos de qué manera se podrían lograr experiencias similares acá, pero con ideas de los cardonenses. Sabemos que las obras de infraestructura en una gestión municipal son fundamentales para el bienestar de sus habitantes, por eso creímos primordial salir a decir en los barrios qué se había presupuestado, cuándo se haría dentro del quinquenio, y volver cada año a contar cómo se iba ejecutando ese plan; porque es un DERECHO de los vecinos y un DEBER de quienes circunstancialmente ocupamos un cargo en el que ni más ni menos se está REPRESENTANDO a dichos vecinos. Pero también estamos convencidos que hay que construir la PARTICIPACIÓN, para que todos tengamos una visión más amplia del futuro de nuestra comarca que va más allá del arreglo de las calles, de los focos de las luces…porque para crecer como comunidad siempre HAY QUE MIRAR MÁS LEJOS. Ante lo expuesto, solo nos resta redoblar nuestro compromiso de seguir apostando por la PARTICIPACIÓN COLECTIVA DE LOS VECINOS (además de los encuentros individuales que seguiremos teniendo con quienes nos acercan una preocupación) y no claudicaremos en ello. Porque cuando a veces viene la desazón, siempre hay luces que comienzan a encenderse…en la misma sesión que los tres representantes del Partido Nacional en el Concejo Municipal de Cardona decidían no salir a sesionar más a los barrios, los vecinos de los barrios MEVIR I y II expresaban su interés de conformar su propia Mesa de Participación Ciudadana a la que le elaborarían un reglamento de funcionamiento propio. Es decir a instancias del Municipio se empezaron con cuatro Mesas Barriales, y ahora a instancias de los vecinos…serán cinco. Da para pensar y reflexionar, no? Silvia Gabarrot. Pablo Ponce. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.