Tristeza: Siete familias de Paysandu perdieron todo al incendiarse un asentamiento

|

fue en las inmediaciones de Gutiérrez Ruiz entre Charrúas y Washingtonde la ciudad de Paysandu  donde se encuentran construcciones irregulares.

Si bien en el lugar del hecho circularon varias versiones, una de las cuales sostenía que se había tratado de un fuego de artificio manipulado por un menor, el jefe de Bomberos de Paysandú, oficial ayudante Miguel Ángel Fua --que participó en el operativo--, manifestó  que se está investigando, aunque no descartan que se haya generado a raíz de un cortocircuito.

Durante el incendio no hubo que lamentar víctimas, salvo dos perros que murieron calcinados. En tanto, la operativa de Bomberos --vital para evitar que el alcance fuera mayor-- demandó la utilización de al menos 16.000 litros de agua.

MINUTOS DE ANGUSTIA

Tras un llamado efectuado al 911, en que se dio aviso del incendio, personal de la Seccional Segunda, del Grupo de Respuesta Policial y de Bomberos se hicieron presentes en la escena, encontrándose con una desoladora postal ya que el fuego se había propagado rápidamente hacia las precarias construcciones. A ello se le sumaba el llanto de los afectados, quienes perdieron sus pertenencias, muchas de ellas obtenidas con gran esfuerzo. Lo que más se escuchaba, en medio del lamento, era la preocupación por el después, dónde pasarían las noches con sus pequeños hijos y cómo hacer para levantarse de tal situación.

De inmediato, se dispuso una intervención con la autobomba Nº 400 cargada con 4.000 litros de agua, lo que fue insuficiente debido a la alta combustión de los diversos materiales de las fincas, tales como madera, chapas de cinc, cielorraso, entre otros. Un arduo trabajo en que además se vio la solidaridad de vecinos, entre ellos varios jóvenes, permitió sacar algunas pertenencias de las fincas con acceso directo desde la vereda, tarea que no pudo lograrse con el resto.

La operativa de Bomberos, según confió el jefe, incluyó el reabastecimiento de agua en tres ocasiones. “Cuando arribamos el fuego ya había agarrado prácticamente las casas y se trabajó en frenar la propagación y evitar que no afectara las demás viviendas. Arribamos con la autobomba 400 y viendo las circunstancias se solicitó colaboración a bomberos voluntarios que siempre nos apoyan porque estábamos, al mismo tiempo, trabajando en un incendio de campo en la zona de Corrales de Abasto”, mencionó Fua. Para ello, se utilizó una tercera autobomba que sirve de apoyo de estructura a la hora de combatir el fuego. Se recargó agua en tres ocasiones. “Cuando llegó la autobomba a colaborar nos pasó otros 4.000 litros de agua a la Nº 400 y después tuvo que ir tres veces más a recargar”, añadió.

Las fincas afectadas estaban ubicadas al fondo de una primera casa, construida en madera, que daba hacia Gutiérrez Ruiz. Además, la casa lindera también resultó con pérdidas. El foco se inició en la punta izquierda de una finca “donde había un pasillo” y “a través del cielorraso se propagó hacia el resto de las construcciones que estaban comunicadas por el mismo techo”, precisó el jefe.

Una vez extinguido el fuego, se comenzó con las tareas de enfriamiento, principalmente en zonas donde aún se hallaban tirantes de madera y otros elementos combustibles. En tanto, los propietarios de la finca donde se inició el fuego le indicaron a las autoridades que estaban durmiendo la siesta y que sus hijos, que jugaban en una improvisada cancha de fútbol enfrente, los alertaron sobre el humo que salía de su casa.

PERSONAS AFECTADAS

Puesto en conocimiento de la situación, el presidente del Centro Coordinador de Emergencias Departamentales (Cecoed), Marco García, se hizo presente en el lugar para dialogar con los afectados y brindarles la posibilidad de contar con un albergue transitorio al menos por las primeras noches. La mayoría de los afectados son personas jóvenes, si se toma en cuenta que hay dos mayores de 60 años, uno de 32, nueve veinteañeros, dos adolescentes de entre 15 y 17 años, once niños de entre uno y 11 años, y dos bebés de 4 y 5 meses.

“En primer lugar y en este tipo de situaciones lo primero es controlar el momento, que sin duda ha sido también el trabajo que realizó Bomberos, y después tratar de que, por lo menos por la noche de hoy (anoche), se brindara contención a las familias, las madres y los gurises chicos. Está previsto para todas aquellas madres y niños que así lo quieran, puedan acceder al Refugio La Heroica, de acuerdo a lo hablado con autoridades locales del Mides, y los hombres al Estadio Cerrado. A partir de mañana (por hoy) vendremos a trabajar en lo que podría ser el reacondicionamiento en gran parte de la zona y ver las necesidades que tiene cada familia”.

García indicó que se habló con la Policía para dotar de mayor seguridad la zona durante la noche a fin de evitar posibles robos de las pocas pertenencias que lograron salvar o daños en lo que quedó tras el fuego.

El Telegrafo 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.