Taxista robo a turistas alemanes en Montevideo

|

La pareja de alemanes, de 77 y 72 años, se encuentra dando la vuelta al mundo desde hace tres años en una casa rodante. Llegó a Montevideo el 13 de enero. Y un día después, un taxista les robó gran parte de sus pertenencias.

Los turistas habían ido en ómnibus a hacer compras al supermercado del shopping de Tres Cruces y al salir —para evitar cargar con las bolsas— decidieron tomar uno de los taxis que aguardaban en la parada. Desde allí se dirigieron hasta su lugar de hospedaje en Euclides Peluffo, continuación de la rambla del Buceo.

El trayecto, en vez de demorar 20 minutos, les demandó 45.

“Vio que éramos turistas y enseguida nos dimos cuenta que el chofer estaba demorando a propósito”, contó Olaf a El País. Al finalizar el viaje, el taxista le cobró a la pareja $ 1.500.

“Estaba muy enojado, le dije que ese no era el verdadero costo”, indicó el alemán. Finalmente, le dio lo que tenía: $ 1.300.

Antes de bajarse, su esposa que estaba en la parte de atrás del coche, tomó todas las bolsas del supermercado. Olaf que venía en el asiento del acompañante, traía consigo su laptop Apple, dos Ipad y un maletín.

Descendió para poder sacar el dinero (porque estaba aprisionado entre la mampara y los bultos), y abonó el desmedido costo solicitado. El taxista tomó el efectivo, cerró la puerta y aceleró con las pertenencias. “Se fue muy rápido”, anotó.

De inmediato fueron a un local de Apple para que le rastrearan sus objetos (la laptop tenía GPS), pero de acuerdo a Olaf, “no pudieron hacerlo porque no tenían experiencia en casos similares”.

Policía y taxistas.

La pareja concurrió a hacer la denuncia policial. En la comisaría les tomaron sus datos, les preguntaron dónde y a qué hora sucedió el hecho y anotaron cuáles habían sido los objetos robados. “Nos dieron el papel de la denuncia para que presentemos en la empresa del seguro y nos dijeron que no podían hacer nada más”, narró el alemán.

Pero Olaf y su esposa no se rindieron: al otro día fueron a reclamarle a los taxistas, donde recibieron como respuesta: “Perdón, no podemos hacer nada; tenemos más de 3.000 conductores”. Debió conformarse con llamar a Apple en Nueva York, desde donde bloquearon los objetos, para que nadie los pudiera usar. En el interior de la computadora la pareja tenía todas las fotos de sus viajes.

Fuente: El País

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.