Jorge Larrañaga «La Policía no va a dar marcha atrás»

«Al que no le guste la palabra se la va a tener que tragar porque es la tarea que me encomiendan a mí como ministro del Interior», dijo.

Mientras comienzan los primeros análisis de la ley de urgente consideración, que tiene un amplio sector con cambios relativos a la seguridad, el futuro ministro del Interior, Jorge Larrañaga, adelantó cuáles serán algunas de las prioridades de su gestión.

En una entrevista extensa con el semanario Búsqueda, Larrañaga se refirió a las recientes declaraciones del jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Pérez, que dijo que ser policía y estar uniformado representa un blanco para los delincuentes.

«Nosotros no vamos a desarmar a la Policía bajo ningún punto de vista. Yo digo primero que no habrá zona donde la Policía no vaya a entrar. Segundo, que no vamos a desvestir a los policías para que no los identifiquen. Tercero, que los vamos a equipar y capacitar de la mejor manera y los vamos a respaldar, y si tienen que tirar, se tendrá que tirar, porque si no, ganan los delincuentes», dijo.

«Tenemos que entrar a fondo y poner rápidamente quinta porque no hay tiempo para perder en el tema seguridad. Otros ministerios tendrán su tiempo para pararse en la cancha, nosotros tenemos que entrar a la cancha y patear el penal, no hay vuelta de hoja», dijo sobre el comienzo de su trabajo.

«La Policía no va a dar marcha atrás. ¡Y que no me vengan a mí con el viejo verso de que se está cultivando la represión y el enfrentamiento! Si no, ¿cuál es el camino?, ¿retroceder? (…) Empiezan con la sanata y con el verso del gatillo fácil, del gatillo duro, cuando en realidad no estamos para eso», agregó.

Coincidió con el director nacional de Policía, Mario Layera, en que «los pingos se ven en la cancha». «Yo medio en broma, medio en serio, le dije en una conferencia con Bonomi que en el futuro ellos interpelen todo lo que quieran, pero que la primera parte de la interpelación va a comenzar con los 15 años de fracaso del Frente Amplio en materia de seguridad pública», dijo.

Si bien reconoció algunos avances, especialmente en materia de retribución y tecnología, criticó los resultados del actual gobierno y dijo que «en muchas partes del país donde había comisarías ahora hay taperas y en otras comisarías de tiempo completo ahora hay comisarías part time».

«Hoy en el mundo hay cámaras que permiten fotografiar y emitir avisos de alertas de personas en situación sospechosa, en situación de merodeo. Eso es inteligencia, es tecnología, es trabajo para prevenir, para disuadir y también cuando llegue el caso reprimir. Porque no hay vuelta, si hay que reprimir, hay que reprimir, y al que no le guste la palabra se la va a tener que tragar porque es la tarea que me encomiendan a mí como ministro del Interior», concluyó.

Este miércoles, Larrañaga también había hecho declaraciones tras una reunión que mantuvo con el futuro ministro del Mides, Pablo Bartol. «No es un derecho vivir en la calle», dijo, y sostuvo que el gobierno electo implementará el traslado de indigentes hacia refugios y también promoverá la aplicación de la ley de faltas sobre los casos de aquellos que «alteran la paz pública», según recogió El Observador.