Calma..Es la única forma que la confusión y el miedo desaparezcan

Getting your Trinity Audio player ready...

Por el Dr. Jorge Mota. CALMA…calma…que es la única forma en que la confusión y el miedo se desplazan, para que las certezas y la sensatez guíen eficientemente nuestras pasos. Calma ante esta situación y ante otras que desarmen lo que somos cuando pensamos y sentimos sin vidrios empañados…con ventanas despejadas al paisaje desplegado ante nosotros. Las medidas globales frente al coronavirus también han llegado a nuestro país. Hay un protocolo indicado por la OMS y el MSP lo ha trasladado a nuestra población. A la placa de la OMS que compartí, le faltan un par de consejos importantes: 1) no fumar (el humo de tabaco inflama las vías respiratorias) y 2) consumir frutas, verduras, harinas, cereales y agua en forma suficiente. (Los alimentos mencionados aportan energía y el agua es esencial para nuestra adecuada inmunidad). Intentaré trasladarles de la manera más clara posible toda la información que hemos recibido desde la ciencia y la Organización Mundial de la Salud. Hay un torbellino de datos circulando en redes que , casi siempre,genera confusión y miedo, dos ingredientes que conducen a reacciones ineficientes y de alto riesgo. Antes de compartir las recomendaciones oficiales con ustedes, es preciso aclarar que el coronavirus es un gérmen que se presenta poblacionalmente en invierno. Tal como ocurre en Europa o el Asia. Lo más probable es que estos meses tengamos casos de personas provenientes de países del norte. A partir de abril, con toda certeza, el virus empezará a desaparecer de Europa por dos razones. Una: porque se acercarán a su primavera (nuestro otoño) y los gérmenes respiratorios raramente conviven con temperaturas altas. Dos: porque a medida que la población va teniendo contacto con el virus (85% de las personas transcurre la enfermedad de forma leve), va generando inmunidad. Pasar la enfermedad es lo mismo que vacunarse. Así, las epidemias van desapareciendo paulatinamente. En ese momento comenzará el invierno en nuestros países del sur y seremos nosotros quienes tengamos el coronavirus circulando. Tal como refieren muchos especialistas, es posible que el coronavirus haya estado ya presente en inviernos anteriores, sólo que no se buscaba con hisopados y no se estaba registrando. Seguramente hay muchos más casos de pacientes que los detectados. Aquellos que tienen síntomas muy leves y no consultan al médico, o bien, que no se les ha hecho el exudado naso-faríngeo, y no se registraron como coronavirus. La afectación se manifiesta con tos seca, fiebre, dolor de cabeza y, en un 15% de las personas, con dificultad respiratoria. La mortalidad es de un 2% (generalmente en ancianos o pacientes con baja inmunidad), lo que equivale a decir que el 98% de las personas se recupera adecuadamente y continúa su vida normalmente. Seguramente la letalidad sería mucho menor aún, si se registrara el número total de casos por medio de los hisopados. La afección es parecida a la gripe, pero el coronavirus es más riesgoso en personas muy mayores. Hay otras enfermedades con mayor incidencia y gravedad, pero no se han tomado las mismas medidas ante ellas. Las razones no son claras y escapan a este análisis. De todas formas, como dije, somos parte de la comunidad global y debemos seguir las instrucciones que la OMS y el MSP nos indican. Trataré de ampliar las que puedan no estar claras: 1) Declarar en forma preventiva la emergencia sanitaria (esto es para habilitar a tomar medidas, como ocurre con la sequía o ante otras catástrofes naturales).
2) Cierre parcial de fronteras, que implica:
a. Cuarentena obligatoria durante 14 días para aquellos pasajeros provenientes de países declarados de riesgo o sintomáticos. Los países que Uruguay considera «de riesgo» en la actualidad son: China, Corea del Sur, Japón, Singapur, Irán, Italia, Francia, Alemania. («Incubar» significa el tiempo entre que tomamos contacto con un virus y aparecen los síntomas. Un 90% de las personas afectadas por coronavirus, incuba en 5 días. Hay una minoría que puede demorar hasta 14 días. En ese tiempo, la «cuarentena» se aplica permaneciendo en domicilio o alejado de otras personas a las que pueda contagiar por el contacto directo, por estornudos, o a través de objetos que se hayan tocado). Los países mencionados irán ampliándose. Cuando en Uruguay hayan personas diagnosticadas que no hayan llegado del hemisferio norte en tiempo mayor a 14 días, diremos que tenemos casos «autóctonos» y estas medidas carecerán de sentido. Todos y todas seremos potenciales portadores del virus en fase de incubación. Se aplicarán las preventivas de todos los inviernos y se aconsejará consultar al médico ante la aparición de síntomas.
b. Prohibición de descenso de pasajeros y tripulantes de cruceros.
3) Suspensión de todos los espectáculos públicos. (La pregunta es ¿por cuánto tiempo?. En el norte la epidemia irá mermando en pocas semanas. Justo cuando en este sur del mundo, empiece la misma.)
4-Suspensión del control de asistencia en todos los niveles de enseñanza pública y privada.(Esto significa que no se pondrá «inasistencia» a aquel alumno o docente que no concurra a clases. Igual que con los espectáculos públicos, la pregunta que surge es ¿por cuánto tiempo?. Nuestra epidemia de enfermedades respiratorias de todos los años, comienza recién en mayo o junio. Estas son medidas que aplican a Europa. Cuando ellos se reintegren a la vida cotidiana… ¿seguiremos sin clases hasta que pase nuestro invierno?)
5-Exhortación a los ciudadanos que presenten síntomas o dudas sobre su situación sanitaria a solicitar asistencia a domicilio y no concurrir a centro asistencial de salud. (Esto es correctísimo. En países como Italia han saturado las puertas de urgencia con consultas de gente muy alterada por tos o fiebre y eso ha complicado la atención de pacientes con un infarto o politraumatizados por un siniestro de tránsito, por ejemplo).
6- Campaña de concientización e información explicando las características del virus y los hábitos y costumbres necesarias para prevenir su propagación. (Es muy importante atender a la información confiable. La que proviene de la OMS o el MSP. Estas son medidas poblacionales que luego hay que tomar de forma individual o familiar, o en pequeños colectivos. Es entonces que, a las orientaciones formales, es preciso sumar nuestro sentido común a la hora de aplicarlas.)
Están habiendo reacciones de algunas personas, guiadas por el miedo y no por la razón y la sensatez. Imágenes que aparecen de películas de catástrofe. Personas llenando los carritos del supermercado, encerrándose en sus casas, cubriéndose de plásticos, usando barbijos para estar afuera, para vincularse…¿para besarse?…El shock poblacional es mucho más peligroso que el coronavirus, el dengue o la AH1N1. Vacunémonos contra el miedo con una dosis de información certera, una pastilla de intercambios confiables y un bálsamo de sensatez. Ahhh…y, es cierto que hay que evitar el contacto con personas afectadas y que no es conveniente compartir el mate si hay riesgo de contagio…pero mantengamos siempre la calma y…jamás de los jamases neguemos el abrazo a quien más nos necesite. Extraído del muro de Facebook del Dr. Jorge Mota Ex Director Departamental de Salud.