ColumnistasFabiana MiguelULTIMO MOMENTO

Los hilos de la felicidad. Por Fabiana Miguel

Getting your Trinity Audio player ready...


La búsqueda de la felicidad es un anhelo universal que acompaña a cada ser humano a lo largo de la vida. Es un sentimiento tan preciado y escurridizo que a veces parece desvanecerse, pero siempre está presente, esperando ser descubierto y experimentado.
Tomemos un momento para recordar que la felicidad no es un destino final, sino un viaje continuo de autodescubrimiento y crecimiento personal.
Como dijo Viktor Frankl, psicólogo y escritor, «La felicidad no puede ser perseguida; debe ser experimentada como un efecto secundario de la dedicación a una causa mayor que uno mismo o como el subproducto de una entrega a otra persona». Estas palabras nos invitan a reflexionar sobre el hecho de que la felicidad no radica en la búsqueda egoísta de placeres efímeros, sino en la búsqueda de un propósito más grande y en nuestra capacidad para conectar con los demás.
En nuestra sociedad moderna, a menudo nos vemos inmersos en una carrera frenética hacia metas externas, persiguiendo el éxito material y la aprobación de los demás. Sin embargo, la felicidad reside en la conexión con nuestro ser interno y en la capacidad de apreciar las cosas simples de la vida.
En estos días, donde hemos celebrado la felicidad, te invito a reflexionar sobre lo que realmente te hace feliz. Tal vez sea la risa de un ser querido, la calidez del sol, un abrazo o el cumplimiento de un sueño. Estos momentos son valiosos y efímeros, pero pueden ser eternos en nuestra memoria y en nuestra experiencia emocional.
Permítete vivir plenamente, con atención plena y apertura hacia las maravillas de la vida. Acepta que la felicidad es un estado de ánimo que puede cultivarse a través de la gratitud, la bondad y el amor hacia uno mismo y hacia los demás. Encuentra tu propósito, establece metas que estén alineadas con sus valores y comparte tu felicidad con el mundo.
La felicidad es una elección diaria, una danza de emociones y experiencias que nos desafían y nos enseñan. A veces, la tristeza forma parte de ese viaje, pero también nos brindan oportunidades para crecer como seres humanos.
Es importante recordar que la felicidad reside dentro de cada uno de nosotros. Si nos detenemos un momento y miramos en nuestro interior, descubriremos que la verdadera fuente de la felicidad yace en nuestro propio ser.
Además, no olvidemos la importancia de las relaciones humanas en nuestra búsqueda de la felicidad. El apoyo y la conexión con los demás son fundamentales para nuestro bienestar emocional. Busquen construir y nutrir relaciones significativas, cultivando la empatía, la compasión y el perdón. La felicidad se encuentra también en el dar y recibir amor, en el compartir nuestras alegrías y tristezas con aquellos que nos rodean.
Reflexionemos sobre nuestras acciones y cómo podemos contribuir a la felicidad de los demás. Pequeños gestos de bondad y generosidad pueden tener un impacto significativo en la vida de las personas que nos rodean. Recuerden que el verdadero sentido de la vida radica en cómo hacemos sentir a los demás y en el legado que dejamos en el mundo.
La felicidad reside en nuestro interior, esperando a ser descubierta y abrazada. Te invito a que te comprometas con tu propio bienestar emocional, que abraces la vida y compartas tu felicidad con el mundo, como un regalo.
Reafirmemos nuestro compromiso de buscar la felicidad en los rincones más profundos de nuestros corazones. Que cada día sea una oportunidad para reescribir tu historia, que cada latido de tu ser sea un recordatorio de que mereces la dicha y la alegría en cada paso del camino.

Por Fabiana Miguel

Contactos
@latirespiritual ,Latir Espiritual
098864369

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *