SaludULTIMO MOMENTO

Vigilados: Uruguay aprueba uso de tecnología de rastreo de contactos de COVID-19 de Google y Apple

Getting your Trinity Audio player ready...

Google y Apple lanzaron hoy la notificación de exposición a contactos de COVID-19. Esta interfaz de programación de aplicaciones (API, como se la conoce en el mundo tecnológico por su sigla en inglés) funciona solo conectada a las aplicaciones oficiales que los gobiernos usan para informar sobre el nuevo coronavirus. Y Uruguay es uno de los 22 países que han dado el visto bueno para tener acceso a este sistema de rastreo.Mientras las compañías tecnológicas oficializaban la liberación de este servicio, en la mañana de Estados Unidos, en Uruguay se confirmaba la aprobación para participar del plan.

“Estamos muy orgullosos de representar a Latinoamérica y formar parte de una experiencia inédita, encabezada por los principales jugadores globales de la tecnología”, dijo el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, de acuerdo a lo que marca un comunicado de las compañías. Y agregó: “Para Uruguay, además de una oportunidad, es un reconocimiento al desarrollo de sus plataformas tecnológicas y a la capacidad de su gente… ¡vamos a dejar todo en la cancha!”.

Según una fuente detrás del proyecto en Uruguay, “la idea es que el viernes esté todo pronto el componente tecnológico local, que se envíe a Google y Apple para la validación y que la semana que viene entre en marcha”.

¿Cómo funcionará? Los usuarios en Uruguay tendrán que descargar, en sus teléfonos inteligentes, la aplicación CoronavirusUY. Si usted es uno de los 350.000 usuarios que ya la ha descargado, simplemente tendrá que habilitar la actualización (cuando el proyecto esté en marcha).

La herramienta propuesta no funcionará por geolocalización, sino que lo hará por Bluetooth,

Mediante el uso de la tecnología Bluetooth, el sistema generará claves secretas y sin identificación de aquellos que estuvieron a menos de cinco metros de distancia por al menos cinco minutos (esa es la fecha que la sanidad uruguaya entendió como riesgo de exposición y que evita falsas alarmas).

Si uno días después uno de los usuarios da positivo en el test de COVID-19, la aplicación le preguntará si quiere compartir la clave (nunca la identificación, solo un código) con el resto de la comunidad. Cuando el sistema encuentra coincidencia de la clave con la generada por otros usuarios que estuvieron expuestos (más de cinco minutos y a menos de cinco metros) le enviará un mensaje como el siguiente: “Posible exposición a COVID-19: alguien que ha estado cerca suyo ha dado positivo en el test de COVID-19, en la fecha tal”.

No dirá el lugar y mucho menos quién es la persona que dio positivo.

Pero la cosa no termina allí. Aquellos que estuvieron expuestos tendrán la posibilidad de dar aviso a la sanidad pública de que la aplicación les notificó eso.

Por eso se dice que esta tecnología es “triplemente voluntaria”: uno la descarga y aprueba ser parte del proyecto voluntariamente, si un test da positivo es voluntario compartir la información, y también es voluntario que los usuarios expuestos les notifiquen a las autoridades sanitarias.

¿Para qué sirve? Según el anuncio de Google y Apple de hoy, en el que participó El País, este sistema de rastreo es un complemento a la vigilancia epidemiológica que hacen los gobiernos.

Ocurre que a veces por falta de memoria, precisión o descuido es difícil trazar la ruta de contagios por la vía tradicional. Y es entonces que sirve esta tecnología.

Pero como toda tecnología, no es infalible. El Bluetooth tiene la capacidad de atravesar una mampara de vidrio. Entonces puede que dos personas estén a menos de cinco metros, separadas por ese vidrio, pero la aplicación interprete que están juntan sin esa separación que evitaría la circulación del virus.

La ventaja de esta tecnología, dijo una fuente de Presidencia, es que “no usa la geolocalización ni datos del individuo, entonces permite el anonimato”. De hecho, Uruguay hará público el código informático con el que funciona la interfaz de modo que cualquier entendido pueda comprobar la fiabilidad por sí mismo.

Según una fuente del Ministerio de Industria, el equipo gubernamental de informáticos especializados en seguridad informática (CertUy) aprobó el proyecto. Y ahora solo resta la puesta a punto técnica y el anuncio oficial
Fuente El Pais