GeneralULTIMO MOMENTO

Aduaneros sostienen que hay “extralimitación” de militares en procedimientos de frontera

Getting your Trinity Audio player ready...

La Asociación de Funcionarios Aduaneros (AFA) emitió un comunicado este domingo en que se declara en «estado de alerta en pos de la defensa de la función aduanera».
El texto señala que distintos puestos de control aduanero «se están desmantelando debido a carencias de toda índole», como «falta de personal, una flota de vehículos de la cual el 95 % están fuera de servicio y recortes en los viáticos».
Además, sostiene la carta, hay «una clara extralimitación de funciones» por parte de los militares que en procedimientos aduaneros incautan mercadería en presunta infracción aduanera.

«Sin perjuicio de que los militares en ocasiones y en puestos de frontera realizan tareas de apoyo a la vigilancia aduanera, no debe perderse de vista que la tarea de control y fiscalización aduanera es potestad exclusiva de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA)», señala el comunicado, y menciona la ley del Código Aduanero de 2014 que «establece con meridiana claridad que la DNA es el Órgano Administrativo Nacional competente para aplicar la legislación aduanera, y es quien debe organizar, dirigir y controlar los servicios aduaneros del país».

Según sostiene la AFA, «toda tarea inspectiva o de fiscalización aduanera llevada adelante por personal militar sin la intervención de un funcionario de aduana constituye un acto ilegítimo carente de todo tipo de sustento legal y reglamentario».
Estos hechos, asegura el sindicato, «exponen al Estado uruguayo y a la hacienda pública, a que estos procedimientos irregulares sean impugnados por haber sido realizados por personal incompetente desde el punto de vista formal y material».
Por último, la misiva dice que de mantenerse esta situación se estaría «desmantelando indirectamente» la función de vigilancia aduanera y agrega que es un «abuso de funciones» de quienes ordenan a los militares.
«Exhortamos a las autoridades correspondientes a reestablecer el orden y el Estado de Derecho», finaliza la carta