Argentina venció en los penales a Países Bajos y está entre los cuatro mejores

El partido comenzó con los albicelestes tomando el protagonismo y tratando de abrir la cancha para encontrar huecos en una defensa rival que bien parada, se defendía bien.

Messi, muy activo, bajaba a zona de volantes para ayudar en la gestación con Molina y Acuña por las bandas como opción constante para ser descarga y ataque.

Los europeos con el correr de los minutos se fueron desdoblando, con Blin y Depay entrando en la rotación y Gapko como gran amenaza parado en posición de nueve.

Sobre los 21′ llegó la primera aproximación seria de los rioplatenses cuando el astro del PSG tomó la pelota, enganchó y remató de media distancia, pero muy desviado.

La respuesta fue con una combinación entre Memphis y Bergwijn, que terminó con un zapatazo forzado de este último que se fue ancho.

El duelo no tenía la intesidad de otros, con dos equipos que se habían estudiado mucho y recién sobre los 31′ se movió la modorra con un toqueteo entre Molina y Mac Allister y un disparo débil de Rodrigo De Paul a las manos del golero.

Pero allí apareció Messi para frotar la lámpara, recibiendo en tres cuartos, encarando, esperando el momento justo para meter un pase en cortada de otro nivel y Nahuel Molina, que lo recibió, definió cruzado y colocó el 1-0 a los 34′.

Un tanto que dio tranquilidad a los sudamericanos y obligó a sus adversarios a adelantarse en cancha apostando a los balones parados como forma de incomodar a su defensa, pero sin lograr mucho. Ventaja de los argentinos y al descanso para afrontar lo que resta.

Nadie se rinde

Para el complemento Van Gaal mandó dos cambios a la cancha, colocando a Steven Berghuis y Teun Koopmeiners con la intención de ser más ofensivos y manejar mucho más la pelota en zona de volantes.

La posesión era de los nerlandeses, pero tenían una carencia de profundidad que terminaba en toques constantes de un lado a otro, pero sin encontrar una brecha para incomodar al golero.

Con espacios y de contra Messi era incontrolable, dueño de la ofensiva, encarando, gambeteando, todo bien hizo en un partido donde los minutos iban corriendo. Es más generó un tiro libre ideal a los 62′ que se fue apenitas alto.

De Jong a la cancha para buscar algo diferente en ataque por parte de los europeos y Paredes por De Paul para refrescar la mitad dela cancha.

Pero pisando los 70′ apareció un penal infantil de Dumfries que bajó al Huevo Acuña y Messi, con toda su calidad, lo pateó a la izquierda de Noppert para empezar a bajar el telón del cotejo.

Pero el equipo tulipán estaba dispuesto a vender cara la derrota y con pelotas al área comenzó a buscar descontar, lo cual logró a los 82′ cuando un centro desde la derecha de Berghuis lo cabeceó Wout Weghorst y puso el 2-1.

Minutos de finales de desesperación para los de Van Gaal que tiraban todo lo que tenían, con Van Dijk de nueve y de marca, defensa y hacer tiempo para la “Scaloneta” que esperaba el pitazo final.

Diez minutos de adición y Berghuis con un tiro libre que dio en la barrera hizo parar el corazón de más de un ríoplatense que apretaba los dientes en un cierre que se puso muy complejo.

Un nuevo tiro libre, tras una inentendible falta de Otamendi, le dio la última chance a los naranjas. Corrían 110’+1′ de acción y allí llegó el gol del empate. Koopmeiners en vez de patear la jugó por bajó para Weghorst que recibió en el área y pateó cruzado para el increíble 2-2 que forzó el alargue.

Sigue rodando

El alargue comenzó con los europeos volviendo a armarse, tratando de no salir a lo loco, mientras los argentinos, nervioso, querían e iban por el gol que los volviera a adelantar.

Los minutos fueron pasando y los de Scaloni no se rendían e incluso con cambios refrescaban el equipo por volver a encaminar que parecía cerrado. Los tulipanes seguían con los balones aéreos como su receta preferida.

Sobre los 114′ un desborde en Enzo Fernández con remate de Lautaro Martínez dio en el pecho de Van Dijk que apagó las alarmas en Lusail. El propio Fernández con un remate hizo suspirar a más de uno.

Lautaro Martínez, Ángel Di María y hasta un disparo de Fernández al palo mantuvieron el 2-2 con que se terminó el alargue para llegar a los penales.

Categoría

La tanda de pena máxima comenzó con Virgil Van Dijk y apareciendo Dibu Martínez para tapar. Messi llegó al suyo y lo concretó. Berghuis fue con el segundo y otra vez el meta albiceleste volvió a tapar yendo a su izquierda. Paredes no falló.

Koopmeiners pudo concretar el primero para los nerlandeses, pero Gonzalo Montiel mantuvo distancias anotando. Weghorst mantuvo viva a su selección, más aún cuando Enzo Fernández le erro al arco.

Luuk De Jong volvió a descontar y Lautaro Martínez sabía que si anotaba sellaba el pasaje a las semifinales.Lo hizo con calidad y Argentina se colocó entre los cuatro mejores tras vencer 4-3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.