GeneralULTIMO MOMENTO

Comerciantes del litoral temen fuga de clientes hacia Argentina en las fiestas tradicionales

Getting your Trinity Audio player ready...

Durante el mes de setiembre, último dato conocido, unas 168 mil personas pasaron por el puente de Salto Grande desde Uruguay hacia Argentina, entre salteños que se fueron de vacaciones y los que van por el día hasta Concordia a hacerse un surtido o a cargar combustible. En marzo, cuando recién comenzaba la reapertura del puente tras la pandemia, habían sido apenas 13 mil personas en todo el mes.

El incremento en el número de uruguayos que cruzan la frontera hacia el país vecino para comprar del otro lado, se explica porque allí los precios son notoriamente inferiores debido a la diferencia cambiaria.

Según el último informe realizado por el Observatorio Económico de la Universidad Católica del Uruguay (UCU) Campus Salto en setiembre, comprar en Concordia cuesta, en promedio, un 120% más barato que en Salto, algo que se mantiene. La mayor diferencia de precios llega hasta el 176%. (Ver nota aparte).

Ante esta realidad, a los comerciantes del litoral les preocupa que en el marco de las compras navideñas la fuga de clientes hacia Argentina pueda ser aún más drástica de lo que es en la actualidad.

Lo que más compran los uruguayos que van a Concordia son productos comestibles de la canasta básica, principalmente en las grandes superficies.

El presidente del Centro de Comercio y Servicios de Concordia, Adrián Lampazzi, había dicho a El País que los “uruguayos no dejan el dinero en los comercios (pequeños) de Concordia, sino en las grandes superficies, porque van al supermercado que es de capitales extranjeros y a las estaciones de servicio, algunas de capitales extranjeros, pero es muy poco lo que gastan en el comercio local, como tiendas, gastronomía o peluquerías por ejemplo”.

Caja navideña
Ante la perspectiva de las compras navideñas ya se advierte que muchos habitantes de los departamentos fronterizos tienen planes de ir a hacerlas en el país vecino.

Ello se debe a que una “Caja Navideña” que ofrece el supermercado Carrefour de la ciudad de Concordia, el principal de esa ciudad, es una gran tentación para los uruguayos que ya piensan en la mesa de fin de año con algo de oxígeno.

La “Caja Navideña” del supermercado de la cadena francesa que está establecido en Concordia hace años, tiene un costo de 990 pesos argentinos, unos 150 pesos uruguayos, y contiene una sidra, un vino, un pan dulce, un turrón, una garrapiñada y un budín. Mientras, adquirir la misma “caja” en Salto cuesta unos 900 pesos uruguayos estando en oferta, es decir seis veces más.

“Nosotros hemos perdido competitividad en los precios, porque la situación económica de Argentina no se va a modificar en los próximos tiempos. Por eso seguimos trabajando con el gobierno nacional en una serie de proyectos, como los proyectos de ley de precios de frontera”, dijo reiteradas veces la presidenta del Centro Comercial de Salto, Vera Facchín.

En el Parlamento estos proyectos los han venido proponiendo los senadores Germán Coutinho del Partido Colorado, Guido Manini Ríos de Cabildo Abierto y Sergio Botana del Partido Nacional.

Poco tiempo atrás Coutinho dijo en el Parlamento que hay “alerta roja” en el litoral del país por esta grave situación, donde según manifestó la presidenta de la gremial empresarial salteña llegaron a pasar cinco toneladas por día de mercadería durante el mes de setiembre.

Algo que además “pone en riesgo los más de 20 mil puestos de trabajo del comercio local”, advirtió por su parte sobre este mismo tema el intendente de Salto, Andrés Lima, que hace poco tiempo participó de una movilización con los comerciantes de Paysandú en la capital sanducera, cuando estos reclamaron al gobierno nacional “medidas urgentes” para frenar la caída del comercio.

Por otro lado, la presidenta del Pit-Cnt en Salto, Romina Espinosa, dijo tiempo atrás que el fenómeno se debe a “la alta inflación y la pérdida de poder adquisitivo con el estancamiento del salario real de los trabajadores, por las políticas económicas de corte liberal que aplica este gobierno, y no tanto por el pasaje de gente a Concordia”.

A todo esto, Gustavo -empleado de una empresa de transporte en Salto- justificó el fenómeno: “Es el único respiro que tenemos los trabajadores para poder estirar los pocos pesos que ganamos, porque nos ha comido la inflación y eso es algo que poco se dice, todos critican que la gente va a Concordia, pero hay que ser muy audaz para vivir con un sueldo promedio en Salto y llegar a fin mes”.

La brecha de precios trepa hasta el 176%
La última edición del Índice de Precios Fronterizos (IPF) presentado en setiembre por el Observatorio Económico del Campus Salto de la Universidad Católica (UCU), compara los productos de una canasta básica en Salto con Concordia (Argentina). El IPF arrojó que en setiembre costaba un 118% más caro comprar del lado uruguayo. En julio esa brecha era de 174%, la mayor diferencia desde que en julio de 2015 se empezó a relevar el indicador. A pesar de que la brecha se acortó de julio a setiembre, las economistas de la UCU María José Medín y Gimena Abreu, señalaron a El País que “no hay un robustecimiento de la economía Argentina, sino que la situación de debilidad de la misma continuará por más tiempo en función de los problemas estructurales que aún mantiene”. En setiembre, aparecen productos con diferencias de precio que alcanzan, o superan, el 145 % entre una ciudad y otra.

En lo que hace a los alimentos y a bebidas no alcohólicas, donde hay unos 30 productos evaluados que van desde la harina de trigo hasta aceite, arroz, galletitas, leche, manteca, lentejones, entre otros, la diferencia de precios hace que Salto esté hasta un 60% más caro que Concordia.

En cuanto a las bebidas alcohólicas y cigarrillos, la diferencia de precios oscila entre un 141% y 176 % más caro del lado uruguayo.

El propio Lacalle Pou tomó cartas en el asunto
“Somos conscientes de la situación de Salto y Paysandú; de muchos lugares, pero sobre todo de Salto y Paysandú”, había dicho el presidente Luis Lacalle Pou hace algunas semanas en ocasión de una visita al litoral de el país.

“Hemos estado reunidos con la presidenta del Centro Comercial de Salto y con las autoridades… Lamentablemente -admitió el mandatario- tenemos un vecino que tiene una determinada situación económica, y eso genera precios irrisorios con respecto al costo de algunos productos en Uruguay”. Ante esta situación el presidente aseguró: “Estamos trabajando para poder abaratarlos, no solo en la frontera, sino en todo el país”. Pese a ello advirtió que “lo que es seguro es que no vamos a alcanzar los precios que tiene en este momento la República Argentina”, debido a la diferencia cambiaria. Fuente El Pais

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *