El desgarrador testimonio de Susana Giménez tras la muerte de Goldie Legrand: “Éramos familia”

Getting your Trinity Audio player ready...

Susana Giménez se enteró de la muerte de Goldie Legrand a través de Mirtha. Así lo contó la propia conductora en diálogo con Telefe Noticias. Entre lágrimas, relató detalles de la conversación que tuvo con la diva y reveló la relación íntima que tenía con la ex actriz.

“Estoy muy triste. Goldie era muy importante en mi vida. Hablábamos mucho y siempre me decía ‘acordate que desde que no está Lucy -que era mi madre-, estoy yo. Siempre te voy a mirar”, comenzó con su relato, muy conmovida, Susana.

“Me lo contó Chiquita. Me dejó peor porque yo quería gritar como loca y ella también, pero tenía miedo de que le hiciera mal, entonces le dije ‘no, te va a hacer mal’. Me dijo ‘sí, me va a hacer mal’, y cortó. Sé que está con Marcela (Tinayre) pero es muy duro. Imaginate, eran una sola persona. Hablaba todos los días con ella, terminaba el programa y le decía de la ropa, de lo que había dicho”, contó.

En ese sentido, la diva se refirió a la personalidad de Goldie y sorprendió con el vínculo cercano, casi familiar, que tenían: “Era una persona muy cálida, muy amorosa. No hay personas así. Dios la premió con esa muerte pacífica, porque se acostó y no sintió nada. Nunca más se levantó. Era un ser de luz, una maravilla. Aparte lo peor es que había hablado con ella ayer o anteayer, no me acuerdo, y me mandó una torta enorme. Era mi familia del alma”.

“Estoy muy triste y me imagino que toda la familia de ella también. Después voy a llamar a sus hijos, que no sé si se podrán despedir. Hace poco me mandó un regalo y me dijo ‘quiero ir a verte a La Mary’”, contó. Y luego, emocionada, agregó: “Sabíamos que alguna vez iba a pasar, pero uno cree que la gente que uno ama es inmortal”.

La noticia sorprendió a todos, ya que Goldie se encontraba bien de salud. Aunque Susana notó un detalle unos días atrás que le llamó la atención: “De la cabeza estaba muy bien, ni hablar, porque es mágica, las dos son mágicas. Pero lo que noté es que hablaba más despacito que de costumbre, como si tuviera menos fuerza. Pero igual hablamos una hora, le gustaba mucho hablar por teléfono. Hasta en la India me llamó por teléfono, cuando pasé un cumpleaños en lo de la Madre Teresa. Ella nunca me dejó de llamar para mis cumpleaños, nunca en su vida. Estando en los lugares más insólitos recibía el llamado de Goldie. Era tan cariñosa y cálida. La adoraba y mi hija también. Mercedes hablaba mucho con ella. Éramos familia, eso siempre me lo decía”