POLICIALESULTIMO MOMENTO

Fue recapturado en Colonia el recluso que en enero se había fugado de la cárcel de Campanero

Getting your Trinity Audio player ready...

El Ministerio del Interior informó este miércoles que un recluso que se había fugado de la cárcel de Campanero en Lavalleja en enero fue recapturado en un control vehicular en Colonia.

La Policía de Colonia fue alertada en los últimos días de un incremento de casos de estafa en la ciudad por parte de un grupo de personas ajenas al departamento, por lo que se dispuso la vigilancia de los mismos.

Una vez localizados mientras transitaban por Colonia del Sacramento fueron detenidos. Los efectivos registraron el auto y a sus ocupantes, un hombre de 31 años como conductor que llevaba como acompañante a otro hombre de 46 años; este no tenía ningún documento que acreditase su identidad.PUBLICIDADAds by Teads

En el interior del vehículo se encontró tres envoltorios, uno de color rosa en polvo y los otros dos en forma de piedra de color verde, de sustancias que serían LSD y cristal, por lo que se da intervención al personal de la Brigada Departamental Antidrogas.

Ante la duda sobre la identidad de uno de los involucrados por no tener documentación que lo acredite y contradecirse en datos filiatorios, se cotejó su huella dactilar en la base de datos del Sistema AFIS, determinándose que correspondía a Aldo Diomar Rodríguez Ribeiro de 48 años, poseedor de antecedentes penales por hurto, rapiña, homicidio, copamiento y motín.

El hombre estaba requerido desde el 4 de enero al no regresar a la Unidad N.º 17 de Campanero luego de su salida transitoria bajo tutela autorizada por el Juzgado de 1º Turno de Lavalleja.

Posteriormente, y con autorización del Juzgado Letrado de Colonia, se inspecciona la casa del requerido donde se ubica dos cartuchos calibre 9mm, dispositivos electrónicos y varios objetos utilizados para el acondicionamiento de sustancias estupefacientes.

Una vez culminadas las instancias judiciales se lo condenó como autor penalmente responsable de un delito continuado de negociación de sustancias estupefacientes en reiteraciones real, con un delito de falsificaciones de ideológica por particular, a la pena de dos años y ocho meses de penitenciaría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *